Sem tempo para chorar

Sem tempo para chorar

em 31 ago

Enquanto a presidente (ou ex) apresentava a defesa contra o seu impeachment, e era transformada em heroína por uma esquerda desmemoriada e sem perspectiva, no centro de Salvador acontecia a “Marcha Internacional Contra o Genocídio do Povo Negro”. Enquanto a primeira era atacada pelos aliados das eleições municipais que transcorre, os segundos colocavam seus corpos contra os fuzis da RONDESP, o batalhão mais assassino da Polícia Militar baiana. Enquanto alguns choravam pela morte de um partido, outros lutavam pelas suas próprias vidas. Passa Palavra


Comentários 2

    • ulisses

      |

      ago 31, 2016

      |

      ACTA EST FABULA
      don’t cry for me pindorama : da polop ao corporativismo populista via reformismo armado : farsadafarsa da farsa bonapartista

    • Perón Vuelve

      |

      ago 31, 2016

      |

      “Cuando Vargas subió al gobierno me prometió a mí que nos reuniríamos en Buenos Aires o en Río y haríamos ese tratado que yo firmé con Ibáñez después: el mismo tratado.

      Ese fue un propósito formal que nos habíamos trazado. Más aún, dijimos: Vamos a suprimir las fronteras, si es preciso. Yo agarraba cualquier cosa, porque estaba dentro de la orientación que yo seguía y de lo que yo creía que era necesario y conveniente.

      Yo sabía que acá yo lo realizaba, porque cuando le dijera a mi pueblo que quería hacer eso, sabía que mi pueblo quería lo que yo quería en el orden de la política internacional, porque ya aquí existe una conciencia político-internacional en el pueblo, y existe una organización. Además la gente sabe que, en fin, tantos errores no cometemos, de manera que tiene también un poco de fe en lo que hacemos.

      Más tarde Vargas me dijo que era difícil que pudiéramos hacerlo tan pronto, porque él tenía una situación política un poco complicada en las Cámaras y que antes de dominarlas quería hacer una conciliación. Es difícil eso en política; primero hay que dominar y después la conciliación viene sola. Son puntos de vista; son distintas maneras de pensar.

      El siguió un camino distinto y nombró un gabinete de conciliación, vale decir, nombró un gabinete donde por lo menos las tres cuartas partes de los ministros eran enemigos políticos de él y que servirían a sus propios intereses y no a los del gobierno.

      Claro que él creyó que esto en seis meses le iba a dar la solución; pero cuando pasaron los seis meses el asunto estaba más complicado que antes. Naturalmente, no pudo venir acá; no pudo comprometerse frente a su Parlamento y frente a sus propios ministros a realizar una tarea que implicaba ponerse los pantalones y jugarse una carta decisiva frente a la política internacional mundial, a su pueblo, a su Parlamento y a los intereses que había que vencer.”

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *



Passa Palavra


Copyleft © 2017 Passa Palavra

Atualizações RSS
ou Email